Pudding sin huevos.

   Cursos ¨ Tallers ¨  Receptari

visita virtual a l'escola de cuina (video)  ¨ Tel. 93 727 37 16 - 665 966 039 

       CONTACTA


En realidad podéis hacer un pudding con cualquier verdura hervida o sofrito. La manera es tan simple como añadir un huevo batido por cada 100 gramos de batido que tengáis.

Hay grandes combinaciones como por ejemplo de calabaza con setas. En esos casos se hacen los hervidos o sofritos por separado buscando un contrate cromático. Luego se vierten en la pudinera, primero el que haya quedado más denso y encima el más ligero. De esa manera al cortar el pudding ya hecho, podéis disfrutaar de los distintos colores que ofrecen las capas.

Claro está que podéis poner, pescado, marisco, vegetales salteados, ahumados… entre capa y capa. Y  no menos claro, que podéis hacer tantas capas como seáis capaces.

Pero hay diversos alimentos que por si solo presentan una trextura que conserva la forma del molde donde lo presionemos. Es el caso típico de las patatas. Si ponéis patatas hervidas en un recipiente y las presionáis, al desmoldarlas, conservaran esa forma.

Eso mismo ocurre con una gran variedad de vegetales y cereales. Os hago una lista

HORTALIZAS que conservan la forma una vez hervidas o sofritas
  • Patatas
  • Calabazas
  • Coles
  • Coliflores, brócolis, brecoles…
  • Zahahorias
CEREALES que conservan la forma una vez hervidos.

  • Arroz
  • Cus-cus
  • Bulgur
  • Mijo

El procedimiento es muy sencillo.

Una vez cocidos los alimentos, forrais la pudinera con papel de horno para facilitar su desmoldado.

Cogéis por ejemplo la coliflor hervida al vapor y rellenais la base. Ahora hay que aplastarla para conseguir nuestra primera capa. Sal. Algo de aceite, piemienta…

Ahora podéis continuar por ejemplo con un sofritos de cebollas, calabazas y setas y de nuevo otra capa sobre las coliflores.

En este punto, tal vez os apetezca añadir algún queso, o bien un pescado o marisco.

Podéis seguir con una capa de patatas hervidas o confitadas.

Tened buen cuidado de presionar bien cada capa para que el resultado sea bien compacto.

En el caso del arroz o el mijo, por ejemplo pueden constituir la última capa ya que suelen compactar muy bien –sobre todo el mijo- y al volcarlos para servir quedan debajo constituyendo así una buena base de nuestro pudding sin huevos.

Esta técnica es también un excelente recurso para tener un fondo de nevera de donde ir sacando guarniciones de lujo o primeros platos con algo de ensalada.


Txus Zubéldia, Cocinero © 2011


C. Borrell, Nº 9. Sabadell. Barcelona
Tel. 93 727 37 16 / 665 966 039






No hay comentarios: